Seguridad y práctica clínica

Sin consultar más estadística que la que aporta el ojo de buen cubero de un enfermero con sus ciertos años de experiencia (que no son pocos), creo que no me equivoco si afirmo que la mayoría de nosotros hemos pasado al menos una vez (si no más) por la desagradable experiencia de sufrir un pinchazo con una aguja usada. La incorporación de dispositivos de seguridad a las jeringas de heparina, lancetas, catéteres, etc y la asunción de una cultura positiva de seguridad ha contribuido a reducir este riesgo, pero la amenaza sigue ahí de una u otra forma.

image


Nuestra práctica profesional requiere el manejo habitual de plumas de insulina que, por frecuencia de uso, carga de trabajo, falta de medios o puro descuido (porque también hay que reconocer los errores) a menudo se ven implicadas en los accidentes laborales con riesgo biológico.

Desde la distancia sigo colaborando con proyectos que merecen la pena y con profesionales que se interesan por nuestra salud y opinión especializada a la hora de diseñar un nuevo dispositivo de seguridad. La propuesta de Needle Removal Pen (@nrp_es), todavía en fase de desarrollo, promete aportar un valor añadido al producto: portabilidad, polivalencia, manejo con una sola mano, depósito del material usado…

Tu experiencia cuenta. Nos cuentas tu opinión sobre el diseño?

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s